1000 millones de dispositivos Android están desactualizados y en peligro



Hace un año más o menos, el malware Wannacry arrasó en todo el mundo y dejó millones de ordenadores infectados. ¿El motivo? Las versiones más antiguas de Windows como XP, todavía muy usado en el mundo pero que ya hace tiempo que dejó de recibir las actualizaciones de seguridad para estar protegido ante los virus actuales. Algo que le está ocurriendo también a nada menos que 1.000 millones de smartphones Android en el mundo.

Basándose en un modelo anual, la rapidez con la que hoy día una tecnología puntera se queda desfasada asusta, porque ese nuevo móvil tiene los días contados, exactamente 6 meses si la compañía fabricante suele lanzar un gama alta/media a inicios del año y otro a finales, o 12 meses si simplemente lanza uno en todo el año. Un ritmo tan acelerado que además obliga a que cada año los terminales sean más potentes, provoca que en cuestión de 2-3 años un smartphone se quede tecnológicamente anticuado y no pueda ser actualizado a la versión más actual del sistema operativo que usa.

Mil millones de smartphones sólo de Android desactualizados por culpa del ritmo actual del mercado




Si a esto le sumas los altos precios de los gama alta, el alto índice de paro y que la mayoría de usuarios no puede permitirse dejarse el sueldo de un mes -si tienen suerte de ser mileuristas- en un teléfono, da como resultado lo que sucede en Android: que sus usuarios están tardando más en actualizar sus terminales. ¿En qué deriva esto? En un móvil que sigue pudiendo ser usado, se conecta a Internet y en caso de Android, a la Play Store para bajarse apps, pero con el enorme peligro de estar desactualizado. Y como vimos con Wannacry, queda claro el riesgo de un aparato tecnológicamente complejo y muy usado que esté sin las actualizaciones de seguridad que necesita.

1000 millones

David Luu, un ingeniero de Microsoft, ha colgado en la Red un análisis pormenorizado sobre la rápida progresión con la que los teléfonos Android se están quedando desactualizados y que aumenta cada año de forma exponencial, lo que deja patente que la mayoría de usuarios no cambia de smartphone cada año. Dado que Luu no maneja cifras totalmente exactas, el estudio no es riguroso y la cifra de que hay mil millones de Androids desactualizados puede ser menor, o incluso puede ser mayor.

La progresión de la desactualización en Android se ha acelerado como vemos en los últimos años.

Sea como fuere es un indicativo interesante de una realidad actual en la que el mercado no frena, sino que está acelerando. Ya suele haber dos topes de gama al año de las marcas más punteras, con precios que incluso pasan los 1.000 euros. Estos móviles exigen nuevas versiones del sistema operativo Android más complejas, lo que deriva en que los modelos con algunos años encima ya no opten a esa nueva actualización, y por lo tanto estén en constante peligro cada vez que sus usuarios entran en la tienda digital Google Play Store. ¿Por qué? Pues porque esos móviles no tienen las actualizaciones de seguridad más recientes, y no están preparados para los nuevos virus que los hackers están constantemente creando.

Con un baremo así de smartphones que no son seguros, ¿qué pasará si alguien inventa un Wannacry para Android tan devastador?

Fuente: AS – Cesar Otero


 

Deja un comentario